5 Consejos Para Proteger Tu Correo Contra El Phishing

mail phising

El phishing es una de las técnicas más comunes que utilizan los hackers para robar información personal y financiera de los usuarios de Internet. Es un tipo de ataque de ingeniería social en el que los atacantes se hacen pasar por una persona o empresa legítima para obtener información confidencial, como contraseñas, números de tarjetas de crédito y otra información personal.

El correo electrónico es uno de los medios más comunes utilizados para llevar a cabo ataques de phishing. Los hackers envían correos electrónicos falsos a usuarios que parecen legítimos, solicitando información confidencial o pidiendo al usuario que haga clic en un enlace que conduce a una página web falsa donde se les solicita información confidencial. A continuación hablaremos de 5 consejos que te ayudarán a proteger tu correo electrónico contra el phishing:

1. Usar una contraseña única y robusta

Usar una contraseña única y robusta es uno de los pasos más importantes que se pueden realizar para proteger tu cuenta de correo electrónico contra el phishing. Una contraseña segura debe contener una combinación de letras, números y caracteres especiales y no debe ser fácil de adivinar.

También es importante que cada una de tus cuentas tenga su propia contraseña única, en lugar de usar la misma contraseña para todas las cuentas. Si un atacante logra descubrir tu contraseña, solo tendrá acceso a una de tus cuentas, en lugar de a todas.

Además, se recomienda cambiar tu contraseña regularmente para evitar que pueda ser descubierta por algun método. Se podría hacer dicho cambio cada tres meses.

2. Habilitar el segundo factor de autenticación (2FA)

El segundo factor de autenticación (2FA) es una función de seguridad adicional que puede ayudarte a proteger tu cuenta de correo electrónico contra el phishing. 2FA requiere que los usuarios ingresen un código adicional generado por una aplicación o enviado al teléfono antes de que puedan acceder a su cuenta.

Incluso si un atacante logra descubrir tu contraseña, no podrá acceder a tu cuenta de correo electrónico si el 2FA está habilitado. Asegúrate de habilitar el 2FA en tu cuenta de correo electrónico y en todas las cuentas donde esté disponible.

3. Ten cuidado con los correos electrónicos sospechosos

Los correos electrónicos sospechosos son a menudo la forma en que los hackers intentan llevar a cabo ataques de phishing. Estos correos electrónicos a menudo parecen correos electrónicos legítimos de una empresa o persona de confianza, pero contienen enlaces o archivos adjuntos maliciosos que pueden dañar tu ordenador o robar tu información. Algunas señales de advertencia para identificar correos electrónicos sospechosos incluyen:

  • Correos electrónicos de remitentes desconocidos o que no son de confianza
  • Errores gramaticales o de ortografía en el correo electrónico
  • Solicitudes inusuales, como solicitar información confidencial o pedir dinero
  • Enlaces que parecen sospechosos o conducen a sitios web desconocidos

4. Verifica la dirección de correo electrónico del remitente

Una forma de identificar un correo electrónico sospechoso es verificar la dirección de correo electrónico del remitente. A menudo, los correos electrónicos de phishing tendrán una dirección de correo electrónico similar a la de la empresa legítima, pero con ligeras variaciones.

Por ejemplo, un correo electrónico de phishing de un banco puede tener una dirección de correo electrónico que parezca "soporte@banco.com", pero con una ligera variación, como "soporte@bannk.com". Asegúrate de verificar dos veces la dirección de correo electrónico del remitente antes de responder un correo electrónico o hacer clic en un enlace.

5. No hagas clic en enlaces sospechosos

Los correos electrónicos de phishing a menudo contienen enlaces que conducen a páginas web falsas que parecen sitios web legítimos. Estas páginas web falsas están diseñadas para robar su información cuando accedes con tu usuario habitual.

Para evitar ser víctima de estos ataques de phishing, no hagas clic en ningún enlace sospechoso en un correo electrónico. En su lugar, mueve el mouse sobre el enlace para ver la URL a la que conducirá el enlace. Si la URL parece sospechosa o es diferente del sitio web al que esperas ser dirigido, no hagas clic en el enlace.